Publicado: 13 de Noviembre de 2014

El invierno nos invita a mantener los ambientes calefaccionados. Para eso existen algunos factores que conviene tener en cuenta a la hora de elegir y hacer uso de tu aire acondicionado.

En primer lugar, dentro de los sistemas de calefacción eléctrica los equipos de calefacción tipo bomba de calor, como el aire acondicionado individual, son más eficientes que los que utilizan resistencias eléctricas, dado que por cada KW de electricidad que absorben de la red, rinden como mínimo 2,8 veces más en potencia entregada para calefaccionar.

Asimismo, los equipos de aire acondicionado cuentan con elementos de control termostáticos que miden la temperatura ambiente y, al llegar a la temperatura deseada dejan de calentar, lo que permite una mejor autoregulación de la temperatura y, por ende, una mayor eficiencia en el consumo eléctrico.

Por último, los equipos que cuentan con temporizador permiten seleccionar programar el horario de encendido del aparato para que, al llegar a tu casa, te encuentres con la temperatura ideal.

- Es recomendable limpiar los filtros una vez al mes, de manera que el equipo de aire acondicionado no disminuya su rendimiento.

- La temperatura en los ambientes interiores deben estar entre los 18° y los 20°C, ya que no es saludable que haya una diferencia térmica con el exterior superior a 12°C, y además contribuye al ahorro de energía, prolongando la vida útil del equipo.

- Ajustá la dirección del aire correctamente sin que esté dirigida directamente a las personas.

- No bloquees la salida de aire de la unidad interior o exterior, el rendimiento puede verse disminuido y el acondicionador podría apagarse.

- Lo ideal es cerrar todas las puertas y ventanas cuando utilices la función de calor con el fin de mantener el rendimiento del equipo. Algunos elementos, como burletes en puertas y ventanas, ayudan a evitar las filtraciones de aire, de forma de mantener la temperatura interior..